Posts etiquetados ‘Tecnologías’

“El capitalismo ha entrado en lógicas de destrucción”. Entrevista

Olivier Guez-LeMonde

Saskia Sassen, Desde hace veinte años, escruta la mundialización en todas sus dimensiones, económicas, financieras, políticas, sociales y medioambientales. Cosmopolita, esta políglota nacida en los Países Bajos en 1949, creció en Buenos Aires antes de estudiar en Francia, en Italia y en los Estados Unidos. En estos días publica en los Estados Unidos Expulsions. Brutality and Complexity in the Global Economy (Harvard University Press). La entrevista Olivier Guez para el diario parisino LeMonde
(más…)

ojo_normalEspionaje industrial y comercial realizado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA)

En entrevista con “Arsenal de ideas” el ingeniero y especialista argentino en propiedad intelectual e información tecnológica, Fabián Pena, nos  responde a preguntas relacionadas con el espionaje industrial y comercial realizado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) por medio del programa de vigilancia electrónica PRISM que ha despertado un reclamo generalizado de varios países de la región y el Mundo.

En los últimos días recrudecieron las denuncias de espionaje electrónico a gobiernos y empresas, ¿qué nos puede decir sobre estas nuevas denuncias?

La novedad es que se está liberando información sobre el vasto sistema mundial de vigilancia electrónica desarrollado por los países centrales que de acuerdo a los documentos que Edward Snowden entregó a The Guardian y otros diarios, que se inició en respuesta a  los atentados del 11-S, pero en realidad tiene otras finalidades como la apropiación de información política y económica sobre empresas públicas y privadas de los países en desarrollo, BRICS y Latinoamérica en especial, relacionada con el petróleo y otras industrias estratégicas para los Estados Unidos. Se estima que a nivel global se mueven casi 400.000 millones de dólares como consecuencia de los negocios realizados con la compra venta de información. Este modelo de obtención de información tecnológica es aplicado globalmente.  En nuestra región se mencionaron los casos de PEMEX, PETROBRÁS y PDVSA, también podríamos incluir a YPF de Argentina.  Fueron pinchados Calderón, Dilma, Chávez y Cristina, además de Evo y Correa.

(más…)

Elías Hidalgo
Kriptópolis

Hace unos cuantos años nacía Freenet, una red libre y segura, enfocada a defender la libertad de expresión en Internet permitiendo a sus usuarios navegar, compartir o publicar información de forma completamente anónima.
La idea inicial de este proyecto es la de permitir el acceso a una red privaday segura en países donde la censura en internet es algo normal. Pero en estos convulsos días en los que estamos viendo como algunos quieren acotar la libertad en internet, de nuevo se empieza a hablar de esta solución para navegar de forma anónima.

The FreeNet Project, funciona como una red P2P completamente descentralizada que carece de servidores, por lo que utiliza el ancho de banda y los discos duros de los equipos conectados para, en función de la demanda, poder responder y obtener contenidos en completo anonimato. Además, para complicar el rastreo del que envía o recibe la información, la transferencia de datos no se produce directamente entre dos usuarios, sino que va pasando de un nodo a otro hasta alcanzar su destino final, como contábamos hace poco.

Como no podía ser menos, este proyecto tiene licencia GNU GPL y es multiplataforma. Su instalación en distribuciones Linux es bien sencilla, tan solo tenemos que ejecutar la siguiente linea y empezar a configurarlo.

wget http://freenet.googlecode.com/files/new_installer_offline_1405.jar -O new_installer_offline.jar java-jar new_installer_offline.jar

(más…)

La era del ciberfetichismo

Publicado: enero 2, 2012 en Artículos
Etiquetas:,

César Rendueles

Nodo50

El ciberfetichismo -un subproducto de la concepción mercantil del vínculo social- es la ficción de que las tecnologías de la comunicación y los conocimientos asociados tienen un sentido neutro al margen de su contexto social, institucional o político. De ese fetichismo provienen muchos de los errores recientes en los medios, por ejemplo al caracterizar revueltas políticas dentro de categorías espúreas como ciber o twitter-revoluciones.

En los días previos a la invasión de Irak, un diario madrileño publicó un dibujo de gran formato que ilustraba los adelantos tecnológicos del equipamiento del soldado estadounidense. El marine 2.0 era un cyborg que los ciudadanos de Bagdad más afortunados tendrían la oportunidad de admirar antes de que les achicharrara con uranio empobrecido. Se trata de un lugar común de las películas de Hollywood. La más brutal carnicería de un boina verde resulta aceptable cuando está mediada por unas gafas de visión nocturna y una mirilla láser. No siempre ha sido así. Antes de la caída de la URSS, a menudo Occidente reivindicaba el esfuerzo analógico del individuo libre frente a la tecnología deshumanizadora. En Rocky IV, Balboa se entrena en un establo siberiano mientras su rival, el ruso Iván Drago, aumenta sus músculos en un sofisticado laboratorio soviético.

(más…)

Rosa Miriam Elizalde
I

La palabra ha terminado siendo un comodín que sirve para todo, incluso para distraernos entre fuegos fatuos, o peor, paralizarnos. Pero “ciberguerra” no es cualquier cosa, sino una guerra en el más clásico sentido de la palabra, en la que intervienen Estados, ejércitos y servicios secretos en una nueva ecología, la de las redes digitales, que mediatiza los conflictos y ha aportado sus propios instrumentos, pero no ha modificado sustancialmente la conciencia del hombre. Y nadie duda de que esta guerra real, durísima, mata cada día a cientos de personas en Afganistán, Iraq, Paquistán, Libia, Yemen, la frontera mexicana y dondequiera que utilizan los drones, esos robots asesinos de la CIA dirigidos por jugadores de nintendo, que se cargan con un clic a seres de carne y hueso a cientos de kilómetros de los dedos que aprietan el gatillo.

Sin embargo, los halcones del Pentágono y Hollywood intentan todos los días alucinarnos con los artefactos de guerra y alimentan la idea de los peligros y los monstruos cibernéticos que reptan por la red. Para protegernos de los ciberterroristas siempre tienen a la mano versiones mejoradas de RoboCop y Terminator, que justifican presupuestos mil millonarios y generan alarma y competencia en todo el mundo.

El libro más vendido sobre la ciberguerra -Cyber War, de Richard Clarke- predice un ataque catastrófico contra la “infraestructura crítica” de Estados Unidos, que no duraría más de 15 minutos. Los virus informáticos harán caer los sistemas militares, explotarán las refinerías de petróleo y los oleoductos; colapsarán los sistemas de control del tráfico aéreo; se descarrilarán los trenes; se mezclarán todos los datos financieros; caerá la red eléctrica y se descontrolará la órbita de los satélites. Clarke, zar antiterrorista de Clinton y de Bush, es ahora el consultor principal de una firma de seguridad informática, contratista del gobierno de EEUU, que como otras muchas están haciendo su agosto con campañas de miedo que generan un incremento del gasto estatal en blindaje de redes.

Bajo el paraguas de la ciberguerra se incluyen experiencias que no tienen que ver necesariamente con agresiones militares y que han existido siempre, como el espionaje, la delincuencia, la subversión, la propaganda sucia y el control social. La Internet -columna vertebral del ciberespacio- es solo una extensión simbólica de la realidad. Por tanto, ante los hechos que allí se expresan hay que aprender a lidiar primero con los fenómenos del mundo físico para entender las sombras que este proyecta, o de lo contrario podríamos terminar creyéndonos que es legítimo dispararle un misil al ladrón de una caja registradora.

(más…)

Marcelo Colussi
Un cuchillo puede servir para cortar la comida…., o para apuñalar a alguien. Del mismo modo, la energía nuclear puede servir para alumbrar toda una ciudad, o para hacerla volar por el aire. Conclusión: la tecnología en sí misma, permítasenos apelar a este maniqueísmo un tanto reduccionista, no es ni “buena” ni “mala”. El aprovechamiento de los avances técnicos está en función del proyecto humano en que se despliegan. Los instrumentos que el ser humano va creando, desde la primera piedra afilada del Homo Habilis hasta la más sofisticada estación espacial actual, son herramientas que ayudan a la vida. Las herramientas no tienen un valor por sí mismas: son la perspectiva ética, el modelo de ser humano y de sociedad a la que sirven, quienes les da su valor.

Es importante empezar diciendo esto para aclarar un mito que se ha venido dibujando en el mundo moderno, el mundo de la industria basado en la siempre creciente revolución científico-técnica: el mito de la tecnología y del progreso sin par.

Las herramientas, los útiles que nos ayudan y hacen más cómoda la vida cotidiana –el tenedor, la presa hidroeléctrica, el calzador para ponernos un zapato o el microscopio electrónico– son pasos que nos van distanciando cada vez más de nuestra raíz animal. Pero con la aceleración fabulosa de estos últimos dos siglos que se da con la industria surgida en Europa y hoy ya globalizada ampliamente, el poder técnico pareciera independizarse obteniendo un valor intrínseco: la tecnología pasa a ser un nuevo dios ante el que nos prosternamos. En muchas ocasiones terminamos por adorar la herramienta en sí misma, independientemente de su real utilidad o de las consecuencias nocivas que pueda acarrear.

(más…)

Geraldine Juárez
Alt1040

Una mierda. No hay otra palabra para describir la decadente audiencia de SOPAen el Congreso de los Estados Unidos.

Mentiras. Exageraciones. Metáforas estúpidas. Un espectáculo de ignorancia absoluto, pero sobre todo, con mucho pero mucho dinero en medio de una audiencia en donde Google fue el único opositor, y que en palabras del congresista Darrel Issa fue utilizado como piñata por la MPAA, Pfizer, la Oficina de Registro de Copyrights, Mastercard y AFL-CIO — los otros testigos a favor de SOPA.

Ni una ONG, grupo civil y mucho menos expertos en propiedad intelectual y las cuestiones técnicas involucradas cuando se agrega internet a la ecuación, estuvo presente en la audiencia. Además de todo y para abonar al descontnto, el stream de la audiencia fue pésimo, todo el tiempo se cortaba y en ocasiones hasta se cayó. Estados Unidos potencia en tecnología… según esto.

El decadente espectáculo estaba planeado. La explicación a la ausencia de razón y el exceso de idiotez es simple: dinero.

(más…)